Oración para limpiar con huevo: una práctica espiritual profunda y efectiva

Oración para limpiar con huevo: expulsa las energías negativas y purifica tu ser

Oración para limpiar con huevo: expulsa las energías negativas y purifica tu ser.

Oh Señor, en tus manos pongo mi vida y mi ser, buscando tu protección y tu amor infinito. En este momento de oscuridad y cargas pesadas, recurro a ti en busca de tu poderosa ayuda.

Toma este huevo, símbolo de vida y fertilidad, y bendíceme con tu gracia divina. Que su cáscara sea como un escudo que aleje de mí todo mal, que repela las energías negativas que me rodean y purifique mi ser de toda maldad.

En el nombre de Jesucristo, te pido que este huevo sea un instrumento de tu poder sanador. Que al pasarlo por mi cuerpo, puedas limpiar mi alma y liberarme de todo lo que me aflige. Expulsa de mí las cargas emocionales, los pensamientos negativos y las influencias malignas que me acechan.

Que este huevo se convierta en mi defensor, en mi guardián fiel que me proteja de todo mal. Que sus propiedades curativas penetren en cada célula de mi ser, renovándome y llenándome de tu luz divina.

Te ruego, Señor, que durante este ritual, permitas que las impurezas se adhieran al huevo, como señal de que estás trabajando en mí. Que su yema absorba todo lo que me afecta negativamente, y que su clara sea el símbolo de mi pureza y renovación espiritual.

Mientras recorro cada parte de mi cuerpo con este huevo, te pido que purifiques mi mente, mi corazón, mis emociones y mi espíritu. Que cada paso que doy con el huevo sea una señal de tu presencia y tu amor incondicional.

Leer más  Oración a la Virgen de Fátima: Bendiciones y protección divina

Al finalizar, te entrego este huevo, lleno de impurezas y energías negativas, y lo arrojo lejos de mí para que todo mal se aparte de mi vida. Que al hacerlo, renazca en mí una nueva esperanza, una fe renovada y una conexión más profunda contigo, mi Dios Todopoderoso.

Gracias, Señor, por escuchar esta oración y por tu constante protección. Confío plenamente en ti y en tu poder sanador. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir