Descarga la Coronilla de San Miguel Arcángel en formato PDF: Una poderosa oración para protección y fortaleza espiritual

Índice

La Coronilla de San Miguel Arcángel: Una poderosa oración en formato PDF

La Coronilla de San Miguel Arcángel es una poderosa oración que invoca la protección y guía del santo arcángel. San Miguel Arcángel es considerado uno de los más grandes defensores en la lucha contra el mal y se le atribuye el poder de expulsar a los demonios.

Esta oración se reza con un rosario especial compuesto por nueve grupos de tres cuentas, lo que equivale a un total de 27 cuentas. Cada grupo de tres cuentas representa una jerarquía celestial, y en cada cuenta se reza la siguiente oración:

"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del diablo. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén."

Al finalizar cada grupo de tres cuentas, se repite la siguiente oración:

"Glorioso Arcángel San Miguel, caudillo de los ejércitos celestiales, vencedor de las fuerzas del mal, te suplicamos nos defiendas en nuestra lucha contra el pecado y el mal, para que podamos alcanzar la gracia y la salvación eterna. Amén."

Se puede concluir que la Coronilla de San Miguel Arcángel es una oración eficaz que busca la intercesión y protección del poderoso arcángel. Rezarla con fe y devoción puede traer consuelo y fortaleza espiritual en momentos de dificultad o tentación.

¿Cuál es la forma de rezar la Coronilla a San Miguel Arcángel?

La Coronilla a San Miguel Arcángel es una poderosa oración que se reza para pedir la intercesión y protección del Arcángel Miguel. Aquí te presento la forma de rezarla:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Invocación de San Miguel Arcángel:
Oh glorioso príncipe de los ejércitos celestiales, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla contra las fuerzas del mal. Sé nuestro amparo contra la malicia y las acechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Se comienza con el Credo:
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Leer más  La devoción a Santa Rita de Casia: Historia y enseñanzas de su iglesia

A continuación se rezan 9 salutaciones:
Dios mío, ven en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Primera Salutación:
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Serafines, que Dios Nuestro Señor nos haga dignos de inflamar en nuestros corazones el fuego perfecto de la caridad divina.

Se repite la Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

Las siguientes 8 salutaciones siguen una estructura similar, mencionando a diferentes coros celestiales y pidiendo su intercesión y protección. Al finalizar cada salutación, se repite la Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Oración final:
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla para que no perezcamos en el terrible juicio. Que todo mal sea alejado de nosotros y que las puertas del Cielo se abran para recibir nuestras oraciones y súplicas. Amén.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Espero que esta guía te sea de ayuda para rezar la Coronilla a San Miguel Arcángel. Recuerda que la oración es una poderosa herramienta para fortalecer nuestra fe y recibir la protección divina.

¿En qué momento se recita la Coronilla de San Miguel Arcángel?

La Coronilla de San Miguel Arcángel se recita en diferentes momentos, principalmente como una devoción personal para pedir la protección y el auxilio del arcángel San Miguel. No existe un momento específico establecido para recitarla, ya que cada persona puede hacerlo de acuerdo a sus necesidades y preferencias.

Algunas personas suelen recitar la Coronilla de San Miguel Arcángel en momentos de dificultades, peligros o tentaciones, pidiendo la intercesión del arcángel para recibir su protección y guía. También puede ser recitada como parte de una novena o como una práctica habitual de oración.

Es importante destacar que la Coronilla de San Miguel Arcángel es una forma especial de oración que consiste en rezar nueve saludos, correspondientes a los nueve coros de ángeles, seguidos de un Padre Nuestro y tres Ave Marías en honor a San Miguel, San Gabriel y San Rafael, y finalizando con un Gloria al Padre.

En resumen, la Coronilla de San Miguel Arcángel se recita en momentos de necesidad de protección y auxilio, o como una práctica regular de devoción. Cada persona puede escoger cuándo y cómo realizarla, siempre teniendo presente la intención de invocar la intercesión de San Miguel Arcángel.

¿Cuál es el procedimiento para rezar el Rosario de San Miguel Arcángel?

El procedimiento para rezar el Rosario de San Miguel Arcángel es el siguiente:

1. Comienza sosteniendo el rosario en tus manos y haz la señal de la cruz (en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo).

Leer más  La celebración del Corpus Christi: un acto de fe constante

2. Empieza con el Credo de los Apóstoles (Creo en Dios, Padre Todopoderoso...).

3. Después, en el primer granito del Padre Nuestro, reza el siguiente salmo: “Dios mío, ven en mi auxilio; Señor, date prisa en socorrerme” (Salmo 69:2).

4. A continuación, en cada uno de los diez granitos del Ave María, se dice la siguiente petición: "San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

5. Al finalizar cada grupo de diez Ave Marías o decena, se reza un Gloria al Padre (Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo...) y la siguiente invocación: "San Miguel Arcángel, ruega por nosotros".

6. Una vez que se han recitado todas las decenas, se concluye con el Credo de los Apóstoles (Creo en Dios, Padre Todopoderoso...).

7. Por último, se reza la siguiente oración final: "Glorioso San Miguel Arcángel, príncipe y jefe de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, vencedor de Satanás, auxilio de los moribundos, protector de los justos, terror de los demonios, te suplico humildemente que me ayudes a vencer mis tentaciones y a estar siempre con Dios en la eternidad. Amén".

Recuerda que el Rosario de San Miguel Arcángel es una poderosa herramienta de protección y intercesión en momentos de necesidad espiritual. Puedes rezarlo en cualquier momento y lugar, confiando en la poderosa intercesión de San Miguel Arcángel.

¿Cuál es el nombre del Rosario de San Miguel Arcángel?

El nombre del Rosario de San Miguel Arcángel es el "Rosario de San Miguel". Es una devoción especial dedicada a San Miguel Arcángel, quien es considerado como el líder de los ejércitos celestiales y el guardián y protector de la Iglesia.

El Rosario de San Miguel consiste en rezar una serie de oraciones específicas en honor a San Miguel Arcángel, incluyendo el Credo, los Padrenuestros, los Ave Marías y el Gloria, seguidos por invocaciones a San Miguel Arcángel y las súplicas para su protección y ayuda.

Esta devoción se realiza utilizando un rosario tradicional, compuesto por cinco grupos de diez cuentas, con un crucifijo al final. Cada cuenta se utiliza para rezar un Ave María y cada grupo de diez se enfoca en una invocación particular a San Miguel Arcángel.

El Rosario de San Miguel es una poderosa herramienta espiritual que permite a los fieles fortalecer su fe, buscar intercesión y protección del arcángel y meditar en los misterios de la vida y obra de San Miguel. Rezar este Rosario es una manera de honrar y venerar a San Miguel Arcángel, pidiendo su apoyo y guía en nuestra vida diaria y en nuestras luchas espirituales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir